sábado, septiembre 16, 2006

Aún seguiré soñando contigo...



¿Quién eres tú? Hace tiempo te pensaba, ayer te amaba... Hoy ni siquiera sé odiarte. Estoy condenado a quererte día tras día...


No saldrás nunca de mi mente, te esconderás en la rutina hasta convertirte en parte de mí... Y lo que es peor, aunque no lo creas, jamás saldré de ti... No te puedes engañar a ti misma eternamente... Inténtalo todo el tiempo que quieras... Serán segundos que pasarán desapercibidos en la historia de un sentir. Pero por esta vez, y sólo por esta vez, piensa que el tiempo no curará esta herida... Seguiré sangrando en tu corazón, no querrás que cicatrice...


Es amor lo que sientes, y es dolor lo que imaginas... Al final, tú no mandarás... Tus sentimientos acabarán dirigiendo tu vida...


Volverás y verás que yo nunca me he ido...



2 comentarios:

Nagore dijo...

a veces hay que dejar de lado al corazón y utilizar la cabeza; aunque nos haga daño ese cambio. A la larga quizás sea lo mejor. Aún asi, no somos mucho mas de lo que sentimos...o lo que intentamos no sentir...

Muas!

Jesus::Noxius dijo...

Los sentimientos te dan mil y una razones para confiar en ellos, alegrias y tristezas que demuestran que la razón debe quedar en un segundo plano... Creo que así se vive mejor...

Por cierto, el final de tu comentario es una gran verdad... "o lo que intentamos no sentir"... A veces nos empeñamos en no sentir determinadas cosas porque no nos conviene.

Ciaop ;)