martes, noviembre 07, 2006

Tú ganas... Yo gobierno...


Primero, y antes de empezar la entrada, justificar mi ausencia... ONO ha decidido presentarse al indecoroso trofeo de empresa de internet menos seria de este país y su candidatura ha empezado en Castilla y León, con cortes intermitentes durante dos semanas (y lo que nos quedará...)


Llevo dos días de esos en los que uno está de mala leche. La culpa de este malestar psicológico es el exterminio que está sufriendo una de las bases que yo considero necesarias para la vida de todo ser humano. Lo dijo Aristóteles con su "zoón logikón" y su "zoón politikón", el hombre es un animal racional, social y político. Y por lo tanto, la política (la sociedad) y el pensamiento lo definen.


No quiero hablar mucho de política en este blog, y de hecho es mi primera entrada relacionada con este tema, pero ahora es lo que me apetece...


Durante unos cuantos meses llevo tratando de decidir a quién entregar mi voto en las próximas elecciones municipales y más adelante en las generales. Por fin lo tengo claro: iré a votar y en mi sobre introduciré un papel en blanco, demostrando que me interesa la política, pero que nadie me merece la pena.


He perdido la confianza en la democracia, o mejor dicho, en la democracia que aquí se hace... Casos como los de la comunidad de Madrid (con aquel fiasco del enanito), Galicia o ahora Cataluña me hacen desconfiar de un sistema en el que, el que gana unas elecciones acaba en la oposición... Los que provocan estos atentados al poder popular son los mismos a los que se le llena la boca con la palabra democracia, sociedad, progresismo, igualdad... que ellos mismos se encargan de dinamitar en cuanto sobrevuela la leve posibilidad de que el pueblo les quite sus Mercedes oficiales y sus sueldos de impresión.


Siempre me he dignado de respetar toda ideología política, exceptuando las extremas que ni comparto ni respeto (porque el extremismo no suele respetar) pero el problema pasa cuando no hablamos de ideologías o de bases políticas, sino cuando lo que se vota es el sueldo de cuatro garrapatas, floreros de parlamentos, inútiles filósofos del aire, manipuladores de la palabra, que no merecen ni estar pastando en una pradera, puesto que ni nacieron para eso.


Desde siempre, la firma que acompaña cada uno de mis emails es una estrofa de la canción Ciudadano A de Iván Ferreiro, que aprovecho hoy a tomar prestado:


"No suelo decir lo repugnante q resulta veros en la tele
Haciendo bailar los numeritos en las tablas
Vuestras putas casas son de verdad,
y a mí me da que todo es de mentira"

3 comentarios:

antonio dijo...

Hola Jesús.

Estaba probando la aplicación que estoy construyendo con tu weblog (no es muy impresionante por ahora, pero si tienes curiosidad por ver que aspecto tiene tu weblog en ella, te dejo un link) y me ha llamado la atención tu post.

No sé si te valdrá para algo, pero este libro, me cambio la visión de muchas cosas. Merece la pena echarle un vistazo antes de tirar la democracia liberal a la basura.

Por otro lado, lo del voto en blanco es muy respetable, pero en las locales, más que a una ideología, votas la gestión de una corporación y, yo por lo menos, tengo muy claro a quien no voy a votar. Me parece que hay gente que más que política municipal, después de tantos, años se creen que están administrando su finca.

Un saludo y suerte con el proyecto.

Nagore dijo...

jajajajajaja!Lo de garrapata me a hecho soltar una carcajada en medio de la sala de los ordenadores de la uni!

tienes razon en lo de que ningun partido merece..

mil besitos...enfurruñados!;)

Jesus::Noxius dijo...

@antonio: Muy chula la aplicación... Con el pantallazo me imagino la funcionalidad que debe tener y tiene buena pinta... Vas a poder postear desde ella o simplemente te gestiona? Supongo que va todo por RSS? Bueno, ya sabes... si quieres un probador beta, aquí me tienes jeje Sobre el libro, me acabo de trabar y esta camino de mis manos...

Sobre el voto de las locales, yo también tengo clarísimo a quién no votar, y el problema es que me acabo de quedar sin candidatos, porque aunque Fernando Pablos (FP como le llamamos algunos jaja) me parezca una maravillosa, maravillosísima persona, está rodeado de gente que me merece mi total desprecio (Melero, Málaga & company) y que creo que le confunden su criterio. Si se mostrase más independiente y enterrase por fin a estas momias de la política salmantina, tendría mi voto clarísimamente... Mientras tanto, lo dudo...

@Nagore: Es que es verdad, hay mucho político que no sabe hacer otra cosa y por lo tanto, se aferra al cargo de manera desorbitada, porque es su único medio de subsistencia... Lo que siempre he dicho... el más tonto siempre suele ser el que está mandando, porque al que tiene recursos, normalmente no le suele gustar mandar...

Besos y abrazos ;p